España cuenta con vastas áreas donde desarrollar actividades ecoturísticas. En varios artículos anteriores hablamos de la importancia del birdwatching en áreas de Castilla y León. Hoy vamos a centrarnos en la observación de los tres grandes mamíferos de nuestro territorio: el oso pardo, el lobo y el lince ibérico. Para ello ofreceremos un decálogo de buenas prácticas a tener en cuenta a la hora de realizar esta práctica ecoturística.

 Para fomentar la conservación de la biodiversidad del territorio español existe el Plan sectorial de turismo de naturaleza y biodiversidad (Real Decreto 416/2014, de 6 de junio), gracias al cual, las actividades de observación del lince ibérico, el lobo y el oso pardo podrán ser llevadas a cabo sin causar perturbaciones tanto a las especies a observar como al hábitat que éstas habitan. Además, un correcto desarrollo de las actividades no sólo fomenta la conservación de las especies, sino que también favorece el desarrollo socioeconómico de las poblaciones locales cercanas a las áreas donde estas habitan.decálogo (1)

Como aseguran desde el MAGRAMA, estas buenas prácticas para la observación de oso, lobo y lince en España “facilitan pautas, orientaciones y recomendaciones sencillas para que la observación recreativa de estas especies se realice adecuadamente, reduciendo efectos indeseados, enriqueciendo la experiencia y fomentando la sensibilización respecto a la conservación de la biodiversidad. El ecoturista debe comprometerse a conocer el decálogo y, en su defecto, debe recibir la formación adecuada por parte de los guías y educadores ambientales. Además, este decálogo (“Buenas Prácticas para la observación de Oso, Lobo y Lince en España”) se puede extrapolar a cualquier persona que desee realizar actividades de observación de la naturaleza.